La salud a partir de los 50

La salud a partir de los 50

13/06/2013 0 Por viajesalud

A los 50

Si has cumplido esta edad y el deporte sigue siendo tu cuenta pendiente, apúntate a alguna actividad que te ayude a prevenir el agarrotamiento de las articulaciones.

El yoga o el pilates son dos buenas alternativas en este sentido, aunque también puedes potenciar tu capacidad cardiovascular con la natación y los paseos a pie o en bicicleta.

No obstante, lo que más te preocupará durante estos años son las alteraciones relacionadas con la menopausia, un periodo que comienza con una bajada del nivel de estrógenos (hormona sexual femenina) y una alteración de los ciclos menstruales.

A partir de ahí llegarán otros síntomas, como los sofocos, la retención de líquidos, las disfunciones sexuales, la irritabilidad, el insomnio…

Ponte en manos de un ginecólogo y actualiza tu régimen alimenticio. “A esta edad se quema menos, así que hay que comer menos”. En concreto, esta nutricionista aconseja reducir la ingesta de calorías en un 15% respecto a la década anterior.

“Puedes tomar frutos secos como aperitivo, incrementar el consumo de legumbres –para que no te falten proteínas– e incorporar a tu dieta el pescado azul, que tiene la ventaja añadida de que reduce el colesterol ”, dice.

 

¿Y qué pasa con la soja?

Pues que, efectivamente, funciona a la hora de combatir los sofocos y otros síntomas de la menopausia. “Podemos ingerirla a través de suplementos nutricionales. Yo me decantaría por los que, además de soja, contienen onagra y vitamina C”, apunta Aranzadi.

La menopausia deja su rastro por dentro, pero también por fuera, con cambios a todos los niveles: la piel se vuelve más flácida, el cabello se debilita, la grasa corporal se redistribuye… “La terapia hormonal sustitutiva previene la sequedad cutánea, la atrofia y las arrugas”, comentan los doctores Jaén y Fernández Lorente.

Y añaden que “la aplicación de cremas de estrógenos estimulan la síntesis de colágeno”, una de las sustancias del organismo responsables de mantener la elasticidad de la piel.

La salud a partir de los 50

A los 60

Mientras que a los 40 años se sufren los efectos de la vista cansada, a partir de los 60 empiezan a desarrollarse las cataratas. De hecho, ambas enfermedades están muy relacionadas entre sí, como desvela el doctor Tortorelli: “Con la presbicia, el cristalino se va haciendo cada vez más denso, hasta que se acaba convirtiendo en una lente opaca. Es entonces cuando hablamos de cataratas, que generalmente se dan en los dos ojos, aunque no siempre avanzan en ambos con la misma rapidez”, resume.

Casi tres de cada cuatro personas mayores de 75 años padecen este proceso degenerativo que no se puede prevenir, aunque sí remediar con cirugía. “Cuanto antes operemos, mejor calidad visual obtendremos”, subraya el oftalmólogo.

Otra dolencia propia de esta edad es la osteoporosis; es decir, el debilitamiento de los huesos. La mejor receta para contrarrestar sus efectos consiste en ingerir aquellas sustancias capaces de reforzar la masa ósea, principalmente calcio y vitamina D.

La salud a partir de los 50

“Recomiendo comer salmón, brócoli, pan con semillas de sésamo y, sobre todo, sardinas en aceite, uno de los alimentos más ricos en calcio que existen. A veces las mujeres se limitan a comer pan con queso, por aquello del aporte de calcio de los lácteos, y lo que les acaba pasando es que engordan”. Sin embargo, los nutricionistas advierten que la prevención de la osteoporosis debe comenzar prácticamente desde la infancia, “porque el banco de calcio de cada persona depende de la alimentación que haya seguido a lo largo de toda su vida”.

Conviene recordar, además, que la práctica regular de ejercicio reduce las probabilidades de una fractura ósea y que tanto el tabaco como el café y el alcohol son enemigos de la salud de los huesos. El deterioro de la piel también avanza imparable durante esta etapa.

Es el momento de recurrir a las cremas hidratantes con efecto barrera, que restaurarán la función protectora de la epidermis. “Mediante la aplicación tópica de principios activos como los alfahidroxiácidos y el ácido retinoico lograremos reducir las arrugas finas y mejorar la suavidad y la textura cutáneas”.